Así es el campo de prácticas del Club de Golf Aloha

Noticias Aloha Golf Club | Comentarios desactivados

Aloha cuenta con unas magníficas zonas de para practicar golf en Marbella que se encuentran muy cerca de la Casa Club. Estas incluyen tienen una longitud de casi 300 metros con puestos que permiten la práctica en ambos extremos. Hay hasta 40 puestos de hierba natural, zona de práctica cubierta para los días de lluvia, dos putting greens cerca del tee del 1 con diseño y características similares a los del campo y amplia zona de chipping con varios greenes y bunkers para practicar el juego corto y approach.

Tanto socios como accionistas y simpatizantes del club de golf pueden contar con el apoyo profesional de monitores de golf que imparten diariamente clases tanto a nivel individual como en grupos reducidos. El equipo de docentes golfistas de Aloha está compuesto por Andrés Jiménez, Juanjo Mangas e Iván Mangas, que realizan sesiones de media hora o de una hora, según las preferencias de la persona que quiere mejorar su juego. La mejor forma de avanzar en este de porte es esa, practicar jugando al golf en Marbella, en instalaciones de gran calidad, como son las de Aloha, y con el asesoramiento de profesionales de esta actividad.

Personas interesadas en poder contar con este servicio de formación y entrenamiento deben acudir a la Pro Shop, donde se le informará convenientemente de las tarifas, horarios y disponibilidad existente en ese momento. La tienda se encuentra en la Casa Club, junto a la recepción de Aloha, y está atendida por personal cualificado que cuida al máximo la atención al socio. Otra opción para contactar con los responsables de Golf Coaching es llamar al teléfono 952 81 47 55.

Aprender a jugar al golf, o mejorar habilidades y destrezas en el terreno, no depende solo de contar con un buen profesor. Tan importante como este aspecto es, una vez aprendidos nuevos conocimientos y técnicas, practicar golf en campos de Marbella como Aloha. Es decir, aprovechar el tiempo libre y los momentos de ocio para poner en práctica lo aprendido durante las sesiones formativas. La mejor manera de optimizar las clases de golf que se tomen es, una vez terminada, seguir de forma independiente en el campo de prácticas de Aloha para afianzar las enseñanzas adquiridas.